fbpx

El método Rubio. En qué consiste y cómo se aplica

El método Rubio es cada vez más conocido por tratarse de un masaje especialmente eficaz, indicado para minimizar los efectos de los cólicos en los bebés. En este post te vamos a ayudar a conocer este científico método anticólicos verdaderamente útil y efectivo.

En Babysalus nos preocupa el bienestar de tu pequeño. Por eso, te ofrecemos un servicio a domicilio de masajes basado en el Método Rubio en Madrid. Si lo prefieres puedes asistir a los periódicos talleres que impartimos para que aprendas a aplicar este método a tu bebé.

¿Qué es el método Rubio para bebés?

Los cólicos pueden llegar a ser muy molestos para un recién nacido. Suelen producirse porque se generan una gran cantidad de gases en su estómago que son resultado la mayoría de veces de una digestión incompleta.

Son bastante frecuentes (aproximadamente el 20 % de los bebés los sufren) y pueden detectarse porque su llanto se vuelve persistente e intenso y porque su cuerpo se retuerce o encorva, al tiempo que aprieta las piernas contra el abdomen de manera continuada. Además, si el bebé tiene cólicos, no es extraño que puedan escucharse sonidos intestinales al acercamos a su barriguita.

¿A qué edad son más frecuentes y cuándo es apropiado recurrir al método Rubio para los cólicos?

Si tu bebé tiene entre quince días y tres meses y presenta alguno de los síntomas que hemos comentado, es muy probable que esté padeciendo cólicos. Para aliviar esta molesta sensación, que puede hacer acto de presencia incluso cuando el bebé ya ha cumplido un año de vida, se ha ideado el método Rubio. Es un sencillo pero eficaz masaje que aliviará los dolores del pequeño en muy poco tiempo.

Su ideólogo es Domingo Rubio, un osteópata que logró dar con la clave para acelerar y mejorar el tránsito intestinal de los bebés con cólicos. Sin embargo, su utilidad va mucho más allá. El método Rubio para bebés contribuye, también, a:

  • Facilitar la evacuación de heces, al asimilarse mejor el alimento.
  • Conseguir una mayor regularidad en las tomas, normalizando su alimentación.
  • Tratar alteraciones del aparato digestivo, como el reflujo infantil.
  • Tratar disfunciones de la mandíbula, muchas veces asociadas al acto de la succión.
  • Aliviar contracturas en la zona masajeada.
  • Incrementar el bienestar general del lactante, mejorando también la calidad de su descanso.

Sin duda, lo mejor del método Rubio es que es absolutamente indoloro y seguro para el bebé. Su finalidad principal consiste en otorgar elasticidad al sistema digestivo, valiéndonos únicamente de nuestras manos. Con ellas, aplicaremos un masaje suave, delicado, focalizado y no invasivo.

La técnica

Antes de nada, has de saber que solo un especialista (o alguien que haya aprendido de él de la forma adecuada) será capaz de aplicar el método Rubio con efectividad.

Aunque no existen riesgos importantes derivados de este tipo de masaje local, sí es aconsejable que te asegures de estar en las mejores manos, para garantizar así unos óptimos resultados.

De manera habitual, el método Rubio se aplica en dos sesiones diferenciadas, de unos 45 minutos de duración cada una. La primera de ellas se centra en la parte más superficial del estómago. Y la segunda sesión, que habitualmente tiene lugar cuatro o cinco días después, se focaliza en la zona más profunda.

Ambas sesiones transcurren aplicando suaves masajes en la zona. Al hacerlo, tendremos que asegurarnos de que:

  • El bebé se encuentra tranquilo y relajado.
  • Adoptamos una postura cómoda, tanto para nosotros como para el bebé. Ten en cuenta que no siempre es necesario que el niño esté tumbado. Así, a lo largo de la sesión se podrá variar la postura, en función de las necesidades que vayan surgiendo.
  • Escuchamos atentamente las reacciones del cuerpo. A medida que avance el masaje, la zona se irá destensando. Los sonidos que escuchemos procedentes de su barriguita nos guiarán para que realicemos siempre los movimientos más apropiados.
  • La respuesta física también es importante. Cuando el intestino comience a relajarse, podremos ir avanzando por capas hasta lograr la distensión total.

Los resultados

Si el masaje se ha aplicado correctamente, los resultados son favorables en el 90 % de los casos. Es decir, si las presiones se han efectuado en las zonas clave, el bebé dejará de padecer los síntomas. O, al menos, sus molestias se reducirán considerablemente.

Babysalus: tu especialista en método Rubio en Madrid

No todo el mundo es capaz de aplicar este método con efectividad. Si quieres estar cien por cien seguro de que tu bebé recibe de la un servicio profesional de masajes anticólicos basados en el método Rubio en Madrid, lo mejor es que recurras a manos expertas.

En Babysalus contamos con salus que cuentan con conocimientos avanzados en esta técnica y con años de experiencia en su aplicación. Los masajes infantiles son una de nuestras especialidades.

Conocemos todas las técnicas y procedimientos que beneficiarán y aliviarán a tu bebé.

Y, porque queremos ponértelo fácil, en Babysalus nos adaptamos a tus necesidades y a las de tu bebé, acudiendo a tu domicilio, a hospitales o allá donde sea necesario. Además, te ofrecemos la posibilidad de recibir cursos en grupo o individuales.

Nuestra prioridad es conseguir que tu bebé recupere su bienestar. Con nuestra ayuda, logrará deshacerse por fin de los incómodos cólicos y, en consecuencia, tanto su descanso como su alimentación se estabilizarán.

Ya sabemos que todo ello redunda, sin ninguna duda, en la tranquilidad y el bienestar de toda la familia.