El baño del bebé

El baño debe ser un momento para la relajación del bebé los primeros meses de vida, y un juego a partir de los 4 o 5 meses. Es un momento de contacto directo con nuestro peque que podremos completar con un masaje suave.

Debemos tener en cuenta que hay bebés que no les gusta el agua, o no les gusta el masaje, lloran. Son momentos a los que deben adaptarse, no vamos a obligarlos, pero con constancias se irán relajando cada vez más y llegarán a disfrutar de ello. ¡No os agobies papas y mamas!

 

1. La Habitación

Tanto el dormitorio como el baño deben estar a temperatura adecuada, a unos 21º, no debe hacer excesivo calor.

Debemos tener todo preparado antes de iniciar el baño, toalla, body, pijama, pañal, suero fisiológico, crema o aceite corporal (apto para bebes), esponja natural (se puede adquirir en farmacias), jabón de baño(opcional), gasas, y los productos que nos hayan recomendado en el hospital para la cura del cordón umbilical, “Cristalmina”, alcohol 70º…

2. La Bañera

 Hoy en día hay mil modelos de bañera, es sólo buscar la más adecuada a nuestras necesidades, la más cómodas son aquellas que nos permiten estar de pie mientras realizamos el baño, sería muy útil si tienen un cambiador incorporado, o si no, tenerlo dentro del baño o lo más cerca posible para evitar grandes cambios de temperatura, de una habitación a otra.

3. El Agua

La temperatura adecuada está entre los 36. 5º y los 37º, hay termómetros de agua.

Cuando nuestros bebes son recién nacidos, la cantidad de agua debe ser como de unos cinco centímetros de altura, suficiente para que no queden completamente sumergidos. Cuando ya van creciendo y se sientan solos, es el momento de llenarles la bañera, hasta la cintura.

Cuando nuestro bebé está ya sumergido, procedemos a lavarle primero el cuerpo, después la cabeza y por último los genitales. La toalla la tendremos a mano y cerca de la bañera, envolvemos rápido al peque y lo tumbamos en el cambiador, secamos a toquecitos, no frotamos, e insistimos en los pliegues, para evitar irritaciones. Después aplicamos la crema o aceite corporal por todas las partes del cuerpo con un ligero masaje, no nos olvidemos de hablar con tono cariñoso a nuestro bebé, es un momento de contacto muy importante para crear vínculos.

El cuidado del cordón umbilical, ya lo hemos hablado en otro artículo, pero de manera resumida, se lava con agua y jabón dentro de la bañera, se seca a toquecitos con las gasas y procedemos a poner el producto que nos hayan indicado en el hospital sobre él, si no nos han dicho ninguno simplemente lo secamos, y procedemos a taparlo con el pañal, sin apretar demasiado los cierres.

El suero fisiológico aplicado en una gasa nos sirve para limpiar las legañas que puedan tener nuestros peques, se comienza desde el lacrimal hasta el final del ojo, si hay que repetir la operación se cambia la gasa. También se puede aplicar una gota en cada fosa nasal si notamos que el peque está congestionado o tiene algún moquete, esto humedecerá la zona y nos ayudará a la extracción.

¿Te interesa saber más sobre el baño del bebé?