fbpx

Cólico del lactante 2. Tratamiento

El cólico del lactante es una afección muy común entre los bebés recién nacidos. A pesar de no implicar consecuencias graves para su salud, sus síntomas pueden llegar a ser muy molestos.

Es por ello que lo primero que los padres y cualquiera que esté al cuidado de un bebé con cólicos se pregunta es qué ha de hacer para que el niño deje de sentir esas incómodas molestias. Y en este post vamos a resolver tus dudas al respecto.

Pero, exactamente, ¿qué es el cólico del lactante? Y ¿cuándo comienzan los cólicos del lactante?

Hablamos de un trastorno leve caracterizado por unas molestias en el bebé que provocan que este llore de forma desconsolada y continuada. Habitualmente, esas molestias se manifiestan en forma de acumulación de gases e inflamación estomacal. Y suelen comenzar a partir de los 15 días de su nacimiento.

Masajes para el cólico lactante

¿Sabías que un masaje para el cólico del lactante puede ser la solución definitiva? Existen diversos tipos de masajes infantiles, cada uno diseñado para aliviar una dolencia o para proporcionar determinados beneficios.

Método Rubio (fisioterapia)

Concretamente, el método Rubio se ha ideado para trabajar directamente sobre la zona afectada, favoreciendo la expulsión de gases y heces, destensando el estómago y aliviando posibles contracturas.

Eso sí: es muy importante que te asegures de conocer muy bien la técnica. Si no es así, lo mejor es que dejes a tu bebé en manos de especialistas. Solo los profesionales cualificados serán capaces de aplicar el masaje en el lugar justo y con la intensidad adecuada.

La fisioterapia ha demostrado ser especialmente útil para aliviar dolores o molestias infantiles, e incluso para garantizar el correcto desarrollo y crecimiento de los más pequeños.

El método Rubio, en concreto, consiste en aplicar suaves presiones sobre el estómago. Para hacerlo, se ha de escuchar y observar con mucha atención las respuestas del cuerpo, para poco a poco ir avanzando desde las zonas más superficiales hasta las más profundas.

Lo que se consigue con este método es distensar el intestino, facilitar la eliminación de gases y heces y armonizar todo el sistema digestivo del pequeño.

Remedios caseros

Con el tiempo, se ha generado una enorme confianza popular en algunos remedios caseros para calmar a los bebés con cólicos. Unos remedios que han ido pasando de generación en generación:

  • La postura curativa: colocar al bebé sobre tu brazo, boca abajo, con la cabeza apoyada en tu mano y los pies colgando es una técnica casi mágica. Al cabo de unos minutos, comprobarás cómo el bebé se encuentra mucho más relajado.
  • Manzanilla: la glicina que contiene la manzanilla le ayudará a relajarse, sus efectos sobre el estómago aliviarán sus dolores y, al ser una infusión tan suave, no le sentará mal.
  • Baños templados: tan solo el hecho de flotar en el agua, como lo hacía antes de nacer, le tranquilizará de una forma que seguro que te sorprenderá.

Medicamentos

En cualquier farmacia puedes encontrar, por ejemplo, analgésicos, complementos alimenticios, fármacos que facilitan la expulsión de gases o que actúan sobre la motilidad del intestino y todo tipo de preparados o infusiones enfocados a aumentar la relajación y el bienestar del bebé. Incluso existen leches anticólicos.

Todas estas soluciones pueden ser eficaces, pero carecerán de utilidad si antes no se ha dado el paso más importante de todos: detectar cuál es la verdadera naturaleza de las molestias que sufre el bebé. Y, por supuesto, lo que nunca debes hacer es darle a tu pequeño un medicamento que no haya autorizado previamente tu pediatra.

Alimentación de la madre y del bebé

Tanto si estás embarazada como si estás dando el pecho a tu bebé, has de ser consciente de que todo lo que comas le va repercutir. En este sentido, para cuidar la alimentación de la madre lactante para evitar los cólicos lo mejor es utilizar el sentido común.

Trata de eliminar por completo de tu dieta el alcohol, el tabaco, el café y el picante. Estos son productos que solo perjudican a tu bebé. Adicionalmente, los lácteos, los cítricos y la soja también pueden influir negativamente en la aparición de cólicos.

En cualquier caso, recuerda que el cólico del lactante y la alimentación de la madre están íntimamente relacionados.

Cambios conductuales

Que el bebé se sienta seguro y relajado debe ser nuestra máxima prioridad, si queremos acabar con los angustiosos cólicos. Sigue estas indicaciones para conseguirlo:

  • No le sobreestimules, pues ello le podría provocar una mayor sensación de estrés y aumentaría los síntomas.
  • Crea un ambiente de calma y sosiego en casa.
  • Intenta no dejarlo mucho tiempo solo, y si es inevitable, opta por ponerle músicas o sonidos relajantes.
  • Llévalo contigo con fulares o mochilas portabebés, para que note el contacto con tu cuerpo y se sienta más protegido.

¿Los cólicos del lactante cuánto duran? Esta es una de las cuestiones que más preocupan y más se plantean las personas al cuidado de un bebé con cólicos.

Aunque es imposible determinar con exactitud hasta cuándo se extiende esta dolencia, el tratamiento y los remedios que se apliquen serán determinantes para que cese cuanto antes.

Confía en Babysalus para aliviar los síntomas del cólico del lactante. En menos de lo que imaginas, tu bebé volverá a dormir tranquilo.