Lidia Ervás | Babysalus
1292
page-template-default,page,page-id-1292,page-child,parent-pageid-1216,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Salus

Myriam

Tiempo de contratación

1 mes

Servicio

Establecer hábitos con la peque, aprender lo máximo posible y ayuda en la lactancia.

Lidia Ervás

Es una ingeniera aeronaútica que trabaja en el desarrollo del avión europeo Airbus

La idea de poder contar con profesionales para el cuidado de mi bebé, fue en realidad un regalo de mi marido.

Muchos de nuestros conocidos nos dijeron que el primer mes, tras el nacimiento, puede ser una experiencia estresante y agotadora, especialmente siendo padres primerizos, y mi marido pensó que recibir ayuda en casa podría facilitarnos mucho las cosas al permitirnos algo más de descanso y que yo me recuperara mejor del parto.

Myriam, la salus, fue un apoyo indispensable, ya desde la primera noche. Nuestra niña estuvo ingresada en la UCI sus dos primeros días de vida. Cuando llegamos a casa, prácticamente no habíamos tenido tiempo de estar con la pequeña para ir aprendiendo a cogerla, cambiarla, darle el pecho…

Una salus es una excelente compañera para este viaje. No es sólo un por lo que tiene de servicio logístico, es también por el gran apoyo emocional.

Era tarde, yo estaba agotada, recuerdo como si fuera ayer el suspiro inmenso que emití cuando me di cuenta de que Miriam iba a tomar el control e iba a hacer que todo funcionara perfectamente.

No hay mejor regalo que éste, ha sido para mí un tiempo de sosiego y serenidad. En esos primeros momentos en los que aún no sabes cómo apañarte con tu bebé, resulta muy reconfortante tener a alguien que te da la mejor ayuda.

Una salus es una excelente compañera para este viaje. No es sólo un por lo que tiene de servicio logístico, es también por el gran apoyo emocional. Para mí ha sido una experiencia estupenda, una ayuda inestimable para encarar la maternidad con confianza y tranquilidad.

Mi marido se puso en contacto con Babysalus a partir de la semana 35 de embarazo. 1 mes de servicio ha resultado adecuado para nosotros, nuestra bebita al cabo del mes ya tenía unos horarios más o menos estabilizados y nos apañábamos bastante bien con ella.

Sin embargo, si el bebé lo pone más difícil, recomendaría seguir con el servicio hasta que estabilizar las rutinas principales.

Criar a un bebé es una experiencia muy demandante física y emocionalmente; toda ayuda que recibas es poca. Sobre todo si es una ayuda tan eficiente, especializada y tan llena de amor por lo que hacen como Babysalus. ¡Recomendabilísimo!