Astrid Klisans | Babysalus
1294
page-template-default,page,page-id-1294,page-child,parent-pageid-1216,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Salus

María

Tiempo de contratación

5 semanas

Servicio

Establecer una rutina de sueño y alimentación con el bebé. A las 5 semanas Markus dormía 8 horas seguidas.

Astrid Klisans

Esta arquitecta y modelo venezolana, de raíces letonas, esposa del cantante Carlos Baute, expresa sus inquietudes en su blog en la revista Hola blog.hola.com/astrid-klisans-design

Mi bebé de 4 meses se despertaba cada hora durante la noche, lo que hizo que buscara una profesional que me ayudara a descubrir el origen del problema y me enseñara herramientas de trabajo para poder establecer nuevos hábitos con él. Por eso acudí a Babysalus.

Sentí un gran alivio cuando se presentó María la primera noche de servicio. Las cualidades que tiene una salus para ejercer esta profesión son infinitas: cariñosas, saben estar, te ayudan a entender a tu bebé, sus incomodidades, te enseñan las rutinas que debes seguir con ellos, etc.

Creo que una salus puede marcar la diferencia entre una maternidad frustrante y otra plenamente satisfactoria.

La verdad es que esta maravillosa profesión me ha aportado muchas alegrías.

Estoy agradecidísima por el servicio, me ha enseñado a entender el motivo de los llantos de mi bebé a lo largo del día, sus necesidades, sus frustraciones, etc. Después de las 5 semanas que estuvieron conmigo, tengo un bebé que duerme 8 horas seguidas y además tiene unos hábitos muy marcados el resto del día.

Aconsejo la contratación de una salus antes de la llegada del bebé a casa por un mínimo de 1 mes o mes y medio. Lo ideal son 2 meses para dejar la rutina perfectamente establecida.

Mi horario fue de 21pm a 09am para recién nacidos. Para bebés mayores, se puede optar a servicios de tarde de 14:00 a 18:00 horas, lo que también puede ser de gran ayuda.

Mi experiencia ha sido muy positiva en todos los sentidos. No lo recomiendo como un “servicio” sino como una parte fundamental de la crianza de un bebé, una inversión. Una madre que invierta en el establecimiento de hábitos de su pequeño, lo disfrutará mucho más, será una mamá plena y feliz y tendrá una experiencia totalmente positiva.

Creo que una salus puede marcar la diferencia entre una maternidad frustrante y otra plenamente satisfactoria.