No eres rara, eres mamá. | Babysalus
2217
post-template-default,single,single-post,postid-2217,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

No eres rara, eres mamá.

Gestionar tu nuevo rol como madre no requiere desdoblarse en dos, sacrificar tu independencia, deshacerte de tu carrera profesional o dejar de ser tú misma. Te contamos cuales son los puntos claves para salvar los obstáculos que llegan con la maternidad.

Todo parte de una actitud fundamental: acepta la renuncia como un hecho positivo y aprovéchala para ser creativa y tomar el camino del positivismo y del buen rollo. Te damos cuatro claves que te ayudarán a confirmar que tus sentimientos son normales y que todas (has oído bien, todas) pasamos por las mismas paradas emocionales con las que te acabas de encontrar.

Primeras paradas en el recorrido de la maternidad

  • Del “ya no puedo hacer algo” al “ahora lo hago de un modo diferente”.
  • El camino hacia el autoconocimiento.
  • Madre y trabajadora: el “síndrome” del siglo XXI.
  • Si lo necesitas, busca ayuda.

Del “ya no puedo hacer algo” al “ahora lo hago de un modo diferente”

Ser madre no implica dejar de hacer todo lo que hacías antes, el único requisito es poner a prueba tu creatividad y transformar lo negativo en positivo. En cuanto empieces a experimentar la satisfacción de que puedes transformar tu nueva realidad, conseguirás interiorizar esta nueva forma de ver la vida e incluso puedes llegar a aplicarla a otros ámbitos como la pareja o el trabajo; se trata de que vivas tu maternidad con alegría.

Te traemos un par de sencillos ejemplos de como transformar el “no puedo” en “voy a hacerlo de un modo diferente”. ¿Ya no puedes ir al cine? Convierte tu salón en una sala privada para ver tus series favoritas. Aprovecha las siestas de tu bebé, hazte unas palomitas y enchúfate a Netflix (por suerte existe el “pause”). ¿Ya no puedes ir al gym? Cambia tus clases de siempre por un entrenador personal o apúntate a clases de pilates o  yoga con tu bebé.

El camino hacia el autoconocimiento

Seguramente hasta que no tuviste tu primer hijo no supiste que tenías superpoderes. A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que no conocías tus límites y que, por lo tanto, no te conocías tan bien como pensabas. Dormir poco, trabajar mucho, darlo todo con tus amigos o la familia y aún así mantener el tipo… Párate, mereces un tiempo para la reflexión y para aprender más sobre ti, tus necesidades y sobre tus nuevas preferencias. Aprenderás a gestionar las emociones y a priorizar, algo muy útil. 

Lidiar con emociones que ya conocías, pero que no experimentabas tan a menudo ni con la misma intensidad que ahora puedes transformarlo en una oportunidad para entrenar el autocontrol. Se trata de un trabajo duro que puede llevarte unos meses, pero que permanecerá en ti durante el resto de tu vida. En definitiva, te ayudará a mejorar como persona.

Madre y trabajadora: el síndrome del siglo XXI

Ser madre y trabajar ya no es algo ni heroico ni criticable, se trata de un hecho normalizado que, según las estadísticas, ocho cada diez mujeres hacen todos los días.

¿Crees que la maternidad no aporta habilidades para tu día a día? Aquí tienes algunas ventajas de tus nuevos superpoderes como supermamá aplicables a tu trabajo diario:

  • Creatividad, que te ayudará en la resolución de problemas.
  • Asertividad, serás capaz de decir lo que realmente quieres del mejor modo posible.
  • Trabajo bajo presión, no hace falta que expliquemos este punto, todas sabemos a qué nos referimos 😉
  • Y por último, gestión del tiempo, ahora estás aprendiendo a aprovechar cada minuto del día (y a valorarlo, por cierto).

Si lo necesitas, busca ayuda

Pedir ayuda no es una debilidad, sino un recurso más que puede aportar tranquilidad a tu vida como madre en los primeros momentos de convivencia con tu bebé. La familia, los amigos, la pareja serán tu gran apoyo emocional.

¿Estás desorientada y no sabes por donde empezar? Llegar a casa con el nuevo miembro de la familia puede ser abrumador, lo sabemos, por eso desde Babysalus te ofrecemos servicios personalizados para ayudarte durante los primeros meses de vida de tu bebé. Asesoramiento para lactancia, ayuda para establecer hábitos o cuidar a tu bebé mientras tu descansas, son sólo parte de la ayuda que te podemos ofrecer. Somos un equipazo de salus lideradas por sus fundadoras, Magdalena Ortiz e Isabel Olmo.

¿Quieres conocer la experiencia de otras mamás que han confiado en Babysalus? Te las presentamos: http://www.babysalus.es/opiniones-salus/

Y recuerda ¡vive tu maternidad con alegría! 🙂